Cuando me regalas tu silencio

Febrero suele ser un mes reflexivo en la unión, en la decisión, en expresar y compartir. La faceta casi extinta de mi lenguaje escrito da signos de vida y como una línea isoeléctrica vuelve a ese ritmo sinusal que tanto extraño.
Con todo el amor, en este febrero, mis humildes palabras para el punto de corte en vida y el inicio de la felicidad que representas Tania Sequeira. Sigue leyendo

Destellos VI

De los diversos temas que abarco cuando decido escribir siempre hay unos que me atrapan más que otros, trato de explicar todo en ellos, hacerlos eternos con una simplicidad exquisita. Es entonces cuando alcanzo esa armonía casi musical que describe mi mente, y es esa hoja en blanco la que espera con ansias alimentarse de mis abruptos pensamientos; casi inconsciente mi mano invita al lápiz a escribir sin detenerse, de pronto, casi exhausto, un clímax alcanzado, reviso lo escrito y nace el orgullo de saber que tengo algo que expresar y que existe alguien por allí que espera que se lo exprese. Lo llamo sencillamente: “Inspiración”.

Desgraciadamente muchas veces esa inspiración se ve usurpada por sentimientos ajenos a la alegría y se torna en desahogo de temores incrustados en mí. Por esta razón me pregunto de dónde han surgido estos nuevos sentimientos, quién los alimenta; en el estado consiente de mi vida laboral diaria no encontraría una respuesta absoluta. Lo irónico es que al fin las respuestas se plasman con claridad en esa hoja blanca que es más confidente que cualquier persona; allí está la respuesta: “Un poema”. Sigue leyendo

A propósito de la música que amo.

Ahora recuerdo por qué amo tanto la música que yo mismo denomino #RockAlternativo y que tiene un aspecto #Gótico.

Es sencillamente por aquel sonido que abarca mi alma como un todo, porque es aquella que se ha dejado descifrar toda por completo, desde los sonidos tenues hasta los sonidos fuertes que tratan de enmascarar los aspectos más sencillos pero no menos importantes.

Viene a mi recuerdo aquella pasión por separar cada uno de los sonidos y de reconocer su importancia en cada una de las canciones y de nuevo volverlas a juntar para que íntegra recorra toda mi masa cerebral.

Y es cuando paso al siguiente nivel de mi propia crítica: la letra de esa canción que he decido nombrar como delicia de mi gusto. Como regla me ha tocado aceptar que escucho canciones bohémicas, que motivan la tristeza, que motivan llorar, encerrarse y gritar, donde se te olvida todo aspecto teórico aprendido hasta ese momento de tu vida. Es ese sentimiento que te secciona el alma en varios puntos al recordarte lo duro que has vivido tu vida y más porque has logrado sobrevivir a todo, a toda adversidad que has tenido.

Me gustaría que algún día todos mis amigos y la gente importante para mí como la mujer que amo, y es la madre de mi hija, comprendan esto.