Archivo de la etiqueta: Microcuento

Conversaciones

Un tema que siempre me ha apasionado son los diálogos ficticios, cada conversación puede llegar hasta donde tu imaginación te lo permita. Les comparto una de mis últimas ocurrencias y como siempre son bienvenidos los comentarios.

Sigue leyendo

Anuncios

Microcuentos Mayo 2013

1.

2.

Descripciones al mármol

Descripciones al mármol (Microcuento)

Tú con esa mirada pálida, pérdida por completo en un punto que no tiene fin. ¿A qué juegas que enmudeces? ¿Qué buscas en ese infinito que jamás he de conocer? Lo imagino por tus pupilas llenas. ¿Están llenas de amor?

Para qué buscarte en mis sueños, prodigiosas aventuras de una mente enriquecida por letras, si no estarás en ellos.

Cobras vida en mis descripciones, en ellas ríes, juegas, danzas una música interminable, y solo te agotas si la excusa es buscar mis brazos.

Busco la frase perfecta que dé vida a tus labios, que se dedicarían a mí, a esa paz que sueño. Cuál fue tu pecado que ahora eres insensible, ni gestos, ni tacto, eres molde perfecto sin corazón por dentro.

Pero ya no estás, han robado la fuente de mi cantar. ¿Qué ha pasado con mi absurda aventura?

En medio de mis locuras, una fugaz sensatez, lapso de lucidez; mientras permaneciste inmóvil, con tus pupilas blancas pérdidas, había regalado solo “descripciones al mármol”.

FIN

La paciente

Con cada día que pasa y algo nuevo aprendido, recuerdo al pequeño grupo de médicos generales de la ciudad de Camoapa, ese que me enseñó el valor de las personas más humildes, que se encuentran en la montaña y aún así viven más unidas que cualquier familia de ciudad.

Muchos cuentos y chiles podemos encontrar tanto en la ciudad como en el campo, unos ya formando parte del folclore de ese municipio de Boaco. Sigue leyendo

Tus formas

Decidido a cambiar un poco la manera de escribir, pues hay que aventurarse en nuevos rumbos, inicié el proyecto “Ondulaciones”, el cual considero está lleno de soledad impuesta por el trabajo…; existía el calor de las andanzas y alegrías vanas, pero faltaba el de mi familia y el del amigo que te anima sin condiciones. Eran días muy tristes en los que pasaba la mayor parte del tiempo sólo, pensando en cómo regresar y recobrar ese amor de hogar y familia. Sigue leyendo